lunes, 18 de enero de 2016

Piezas de puzzle

Eran 1000 y no hablo en binario....demasiadas. Estaban totalmente descolocadas, así que siempre quedaba la duda de si estarían todas o una vez más alguna se habría perdido, caído de la caja al recoger el puzzle la última vez o escondida debajo de la alfombra. La última vez que lo había hecho había sido en las navidades pasadas y, cómo cuando era pequeña, me había dicho que era un sitio al que tenía que ir, en este caso volver: La Coruña! Esta vez me va llevando mucho más tiempo hacerlo, de hecho a día de hoy no lo he terminado, pero van quedando pocas piezas y cada día quedan menos por cuadrar. Empecé a finales de agosto, cuando al ir de vacaciones a Foz, por una casualidad del destino, me acordé del puzzle... En septiembre intenté encajar alguna pieza más, pero aunque principio parecía que iba a ser fácil, aun empezando por las orillas, llegué a punto muerto! Y lo dejé pasar, bueno, mejor diré "casi" lo dejé pasar, porque los que me conocéis ya sabéis que soy muy cabezota, así que una y otra vez volvía a intentar cuadrar la parte interna del puzzle. Y llegaron estas navidades y me di cuenta que tenía que hacerlo, no podía dejarlo sin terminar, sobre todo por la satisfacción y la felicidad que me produce ver ese puzzle terminado...así que el día de Reyes, pensando que iba a estar deprimida en casa, le dí un buen empujón...y las piezas empezaron a cuadrar, pero no poco a poco, sino que iba a toda velocidad. Y los 2 siguientes fines de semana he seguido encajando y encajando piezas, teniendo el puzzle "casi" terminado, pero dijo casi, porque sé que la última pieza no estará guardada dentro de la caja, sino que quizás tendré que ir a buscarla al "Fin del Mundo", ojala esté allí esperandome